Remedio para la tos: el regaliz.

El regaliz es una planta que desde la antigüedad se ha utilizado por sus propiedades curativas y medicinales, Y es fácil de encontrar en farmacias o herboristería.

El regaliz tiene propiedades bactericidas que ayuda a combatir cualquier infección interna que pueda producir un resfriado. Aparte, tiene propiedades antiviricas que pueden ser aprovechadas para combatir la gripe y sus efectos nocivos.

Además el regaliz posee propiedades antiinflamatorias y suavizante de las mucosas respiratorias que ayuda a los problemas de tos, pecho cargado, asma, toses improductivas, etc...

Para beneficiarse de la propiedades del regaliz basta con hacer una decocción de regaliz. Se hierven 30 g de la raíz troceada en un vaso de agua un minuto y se deja reposar. Se toma una taza dos veces al día.

Y si tienes la garganta irritada un caramelo de regaliz y verás que bien te sienta.

La pulmonaria.

Otra planta que desde hace siglos se ha utilizado para las afecciones pulmonares, ronquera, toses, asma, improductivas, etc.. es la pulmonaria.

La pulmonaria recibe otros nombres pero el más significativo es el de Hierba de los Pulmones. Y gracias a sus propiedades expectorentes se ha convertido en una hierba esencial para combatir toda clase de afecciones pulmonares. Alivia también la irritación de garganta. Es emoliente, expectorante y astringente.

Una forma de tomar este remedio es por infusión: De 20 a 30 gramos de las hojas y flores en un litro de agua; se preparan en infusión; tres o cuatro tazas al día, que se pueden endulzar con Miel.

Esta planta la conseguirás en cualquier herboristería. Aunque se encuentra en muchas partes de zonas de Europa.