Jarabe de higos.

Los dátiles (con los que ya hicimos un jarabe casero para la tos, enlace), los jínjoles, las pasas y los higos constituyen los cuatro frutos béquícos, quiere decir, expectorante, antitusivo y que alivia o cura la tos.

Si queremos utilizar las propiedades del higo, podemos hacer un jarabe natural y casero para la tos que tomaremos durante unos días hasta que desaparezca la tos.


Preparación: 

 Cocer 5 higos en un vaso de leche, hasta que la mezcla se haga espesa. Tomar la mezcla en cuatro tomas diarias.

También podemos cocer 6 higos secos por vaso de agua, hasta que el líquido se haga espeso. Igual que antes, tomaremos 4 cucharadas al día.

Otro remedio utilizando los higos es el siguiente: se ponen 3 o 4 higos en 150 cm3 de vino de alta graduación y se deja reposar durante toda la noche. A la mañana siguiente en ayunas se comen los higos y se bebe el vino. Quizá este remedio no es aconsejable si eres un niño, si tienes que conducir o si eres ex-alcohólico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada