Para la tos matutina de fumador. Vino de escaramujo


Este es un remedio casero y natural remedio está dedicado a los que sufren tos de fumadores. Limpia los bronquios y reduce esas desagradables toses matutinas. El escaramujo contiene gran cantidad de vitamina C, la salvia drena la sangre, la corteza de roble es expectorante, y el ajo, antiséptico.
De todas formas ten en cuenta que la tos en sí no es un problema, es una acción que nuestro cuerpo tiene de eliminar las impurezas de nuestros pulmones.
Veamos el remedio casero:

Ingredientes
50 g de escaramujos molidos
Un puñado de salvia
5 dientes de ajo
Un puñado de corteza de roble
1 l de vino blanco seco

Preparación
Ponemos al fuego el vino blanco, y cuando empieza a hervir, agregamos el escaramujo. A continuación añadimos la salvia y la corteza de roble y los dientes de ajo.
Dejamos que hierva durante 15 minutos, hasta que el vino se reduzca a la mitad. Entonces lo colamos y lo vertemos en una botella.

Uso
Un vasito a diario antes de las comidas durante 40 días.

Remedio casero: Cristales de sábila.

Un remedio buenísimo casero y natural para la tos, cuando tenemos irritada la garganta o nos duele el pecho de tanto toser, es tomar los cristales de la sabila o aloe vera y licuarlos con jugo de naranja.

El Aloe Vera es un antiinflamatorio que se toma cuando tenemos la garganta irritada, laringitis o bronquitis (itis = inflamación). El efecto que se consigue es un alivio de la presión e irritación de los bronquios. Además es expectorante haciendo así que la tos sea más productiva y así toser menos veces.

Se debe tomar por las mañanas en ayunas y/o por la noche antes de acostarse, te lo recomiendo...

Por cierto, puedes endulzarlo con azúcar o mejor aun miel, un poquito calentita.

Existe otro remedio que utiliza el aloe vera o cristales de sábila y clara de huevo, todo licuado y con un poco de miel.

Tos improductiva: humedad y calor.

Muchas veces, cuando tosemos, lo que intenta nuestro cuerpo es expulsar las flemas que se alojan en las paredes pulmonares y que son muy difíciles de eliminar.
Por eso, muchos de los remedios caseros, naturales o incluso jarabes que se venden en farmacias producen un efecto fluidificante de las mucosidades alojadas en los bronquios. Intentando así que se desprendan más fácilmente.


Para fluidificar la mucosidades, a veces con añadir un
poco de agua, es suficiente. Pero claro, no podemos respirar directamente del vaso o del grifo. Pero sí podemos respirar ambientes húmedos y cálidos. El efecto que se quiere conseguir es el similar al de que se produce en un baño turco. Pero como no tenemos uno de esos en casa, basta con que antes de acostarse, uno se dé un baño largo y caliente de manera que aspire mucho vapor, el vapor humidifica las vías aéreas y ayuda a ablandar las secreciones.

Por otra parte, también se pueden hacer nebulizaciones con solución salina, que tiene el mismo efecto, o respirar el vapor de una olla con la cabeza tapada con una toalla.