Jarabe de Marrubio.

El Marrubio es una planta que crece en Europa, Asia y África. Esta planta tiene un sabor amargo y aunque es en toda la planta, son sus flores las que concentran mayor cantidad de principios activos necesarios para remediar los problemas de las afecciones respiratorias. De hecho, es tan bueno su carácter antitusivo que se incluye en los jarabes para la tos.

Para preparar esto, lo único que se necesita es:

2 cucharadas de marrubio hojas secas
0,5 litro de agua hirviendo

Vierta agua caliente sobre las hojas y dejar reposar durante 10 minutos. Luego mezclar 1,5  tazas de agua infundida con 3 cucharadas de miel. Que además de calmar la garganta, dará un sabor más agradable.

Instrucciones de uso: Tome 1 cucharadita cada 4 horas (durante las horas de vigilia). No tome más de 4 cucharaditas al día.

La mirra para la tos.

Uno de los reyes magos ofreció  como obsequio la mirra, una planta de sabor amargo y desagradable. ¿Por qué? Pues porque la mirra, aun teniendo un sabor amargo y desagradable, era uno de los pocos remedios caseros que tenían entonces (y ahora) para aliviar la tos.


La mirra es expectorante, limpia los bronquitis, es muy útil para la tos, catarros o resfriados.
Alivia la congestión y atenúa las inflamaciones de las mucosas nasales, estimula la respiración fluida.

Y puedes tomarla de dos formas:

1º- En infusión:Se vierte una cucharada en una taza de agua hirviendo y se deja reposar cinco minutos. Si son raíces, cortezas o semillas lo habitual es hervir cinco minutos.

2º- Aplicado sobre el pecho, dejar un tiempo macerar aceite y mirra y al día siguiente, echar una gotas sobre el pecho para que sus principios activos entren directamente por las fosas nasales.