MASMELOS O NUBES CON LECHE.

Los dátiles, el chocolate, la miel, el anís, la Coca-cola, el rábano e incluso el jarabe comercial que se vende para la tos, tienen algo en común: que son dulces. Fijaros en la miel, es un alimento muy rico y calórico, del que no es tampoco aconsejable abusar de él porque tiene mucha glucosa, azúcar (carbohidratos de cadena simple) En cambio, viene de maravilla para aquellos catarros en que la musidad se queda alojada en el pecho y expulsamos a medida que tosemos.

Pues bien, hay otro ingrediente dulce que nos puede servir para prepara un remedio para la tos, ideal para niños, se trata de los masmelos, también conocidos malvavisco, nube o esponja. Se trata de una golosina que seguramente todos conocéis y está compuesta en mayoritariamente por: azúcar o jarabe de maíz, clara de huevo batida, gelatina previamente ablandada con agua, goma arábiga y saborizantes.

La preparación del remedio es muy sencillo y debe tomarse cuando la tos empieza a irritar la garganta o si por la noche no se para de toser.

Simplemente tenemos que llenar un vaso con leche muy caliente y echar las nubes, se deja un tiempo hasta que se deshagan y entonces se toma antes de acostarse. Puede que sea más rápido si calientas la leche y a medida que se calienta echas las nubes y remueves. Otra variante del remedio nos dice que debemos licuar los masmelos con un poco de leche.

Este es un remedio que he encontrado por Internet, es de los más curiosos que he leído, pero bueno, cosas parecidas hemos visto, como el caso de la Coca-Cola, que empezó como jarabe para la tos y acabó siendo una bebida.