MASAJE PARA LA TOS.


No hay que infravalorar los efectos del masaje para recuperarnos de muchos males. Entre los beneficios que podemos conseguir con los masajes, está el beneficio de poder reducir la tos y aliviar la irritación y molestias que pueda producir esta.

Debemos recordar que la tos es simplemente un mecanismo que tiene nuestro cuerpo de extraer las flemas del pecho... no es una enfermedad en sí y aunque puede molestar, es la forma que tiene nuestro cuerpo de limpiar las vías respiratorias. Con un masaje podremos movilizar la zona del pecho, hacer más viscosas las mucosidades y por tanto eliminarlas mejor e irritando menos la garganta.

Si se trata de un niño pequeño, este sencillo masaje que se ve en el vídeo.


Si se trata de una persona adulta, lo ideal es hacer el masaje tanto por delante como por detrás, por el pecho y por la espalda por la zona dorsal. El masaje en sí debe tener fricciones para calentar y presiones en la dirección ascendente, arrastrando la palma de la mano con una presión. La dirección será de los laterales hacia al centro y desde abajo hacia arriba (desde la lumbar hacia la nuca). También puede acompañarse con unas palmaditas en la espalda en las mismas direcciones.

Es conveniente que a quien le vayas a hacer el masaje, esté tumbado o un poco inclinado y boca abajo o en prono. Para que facilite la expulsión así.

Por último, puedes practicar antes de realizar el masaje, unas inspiraciones de vahos. VAHOS DE EUCALIPTO.